En Fetén la Sal de Murcia os contamos qué tiene de mito y qué de cierto la sal rosa del Himalaya tan de moda en los últimos tiempos.

Si escribimos en Google “sal rosa del Himalaya”, instantáneamente el buscador más usado del mundo nos muestra aproximadamente un millón y medio de resultados. Una cifra tan destacada como la cantidad de beneficios que desde algunas publicaciones y blogs atribuyen a esta sal de tono rosáceo tan presente de un tiempo a esta parte en nuestras despensas.

¿De dónde viene la sal del himalaya?

La sal rosa del Himalaya, a pesar de lo que su nombre indica, no procede ni se extrae del Himalaya sino más bien lejos de dicha zona. Concretamente en la mina de Khewra, en el distrito de Jhelum, unas montañas de Pakistán a 1.137 kilómetros de distancia de la cordillera del Himalaya.

¿Qué tipos podemos encontrar?

Además, existe en el mercado una variedad negra de la sal del Himalaya, conocida también como sal Kala Namak de la India. Es un mineral de origen volcánico que procede de Darjeeling, un distrito muy próximo a Nepal, y que debe su color a un contenido sulfuroso alto.

¿Qué beneficios tiene la sal del himalaya?

Entre la larga lista de bondades que supuestamente tiene para el organismo humano el consumo de la sal rosa del Himalaya están, entre otros, la mejora del funcionamiento del sistema respiratorio y cardiovascular, la regulación del azúcar en sangre y del pH del cuerpo, el aumento de la absorción de nutrientes o la reducción de la presión arterial.

Pero, ¿qué hay de cierto en todos estos presuntos beneficios? En Fetén la Sal de Murcia hemos consultado diversas fuentes al respecto de tales provechos y te comunicamos que ninguno de ellos tiene una base científica. “La sal rosa del Himalaya aporta las mismas cantidades de sodio que la sal de mesa convencional”, afirmó Ramón de Cangas, miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética, en una entrevista para El País.

El citado dietista añadió que “no hay evidencia científica de que la sal rosa del Himalaya aporte ningún beneficio para la salud ni tampoco hay diferencias significativas entre consumir sal normal y este otro tipo”. La única disparidad entre este mineral rosado y la sal de mesa común radica en que la primera no está refinada y “contiene otros minerales como el hierro, que le dan ese característico color rosa. Sin embargo, las cantidades no son significativas en cuanto a su impacto en la salud”, sentenció De Cangas.

¿Qué usos tiene la sal del himalaya?

La sal rosa del Himalaya es, por tanto, un producto que poco o nada difiere en cuanto a su uso de la sal convencional. Se puede agregar a todo tipo de alimentos en función de los gustos de cada quien, aunque algunas recomendaciones acerca de este mineral rosáceo sugieren añadirla en nuestros platos una vez estén finalizados.

Así pues, podemos concluir nuestro análisis sobre este producto que la única diferencia relevante para los consumidores está en el precio a pagar en función de si se elige comprar sal rosa del Himalaya o sal convencional, pues la primera de ellas duplica, de lejos, el importe de la segunda, que apenas cuesta un euro el kilo.

En Fetén la Sal de Murcia te animamos a que visites nuestra página web y conozcas de primera mano todos los beneficios de nuestra sal, un producto inmejorable por su fantástica relación calidad-precio en el mercado. Nuestra sal tiene un origen y un proceso de elaboración 100% natural, ya que está libre de OGM’s (Organismos Genéticamente Modificados) y componentes sintéticos, aunque su principal beneficio con respecto a la sal convencional es su equilibrada selección de sales minerales con un reducido contenido en sodio. Sin duda, una sal fetén.