En Fetén la Sal de Murcia nos importa y mucho la salud de la sociedad en general y de nuestros clientes en particular. Lo demostramos, por ejemplo, con la publicación de numerosos artículos relacionados con el buen uso de la sal. Si hace apenas dos semanas te contamos los beneficios y diferencias del sodio con respecto a la sal, hoy vamos a hablarte de la sal marina y su relación con la hipertensión.

La importancia del sodio para la hipertensión

Como bien indican numerosos estudios científicos, un exceso de sodio en nuestro organismo puede acarrear numerosos problemas para nuestra salud. El más grave de todos ellos, aunque no el único, es la hipertensión, ya que el sodio provoca que las paredes de las arterias se contraigan y estrechen su espacio interior. De este modo, la sangre necesita ser bombeada con una fuerza mayor ocasionando así un aumento de la presión arterial.

Pero no todo son desventajas en cuando al sodio, pues si lo consumimos en una dosis moderada representaría un gran aliado para nuestro organismo. Este electrolito contribuye a un óptimo funcionamiento de los músculos, a enviar impulsos nerviosos a través de los nervios o regular la presión arterial entre otros beneficios. Para aprovechar todas estas ventajas del sodio, la Organización Mundial de la Salud fija una recomendación de consumo de una cucharada de sal al día. Esto equivale a unos 5 gramos de sal, que en términos de sodio estaríamos hablando de uno 2.3 gramos, justo la mitad de lo que ingiere de media la población española.

¿Por qué la sal marina es adecuada para la hipertensión?

La sal marina es un mineral que se obtiene de la evaporación del agua de mar o de los lagos de agua salada. Ingerir una cantidad de sal marina de calidad es primordial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Aunque no debemos olvidar la importancia de consumirla con moderación para no padecer efectos no deseados derivados del exceso de sodio como hipertensión, enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares. Para que conozcas todavía más a fondo la sal marina a continuación te enumeramos un listado con sus diversos beneficios y propiedades:

  1. La sal marina de calidad es natural y no ha sufrido tratamientos químicos.
  2. Al tener un sabor intenso, necesitarás agregar una menor cantidad para adicionar tus alimentos y evitarás así las nefastas consecuencias para tu salud de un exceso de sodio.
  3. Ingerir sal marina auténtica en cantidades moderadas favorece un óptimo drenaje de toxinas, aumenta la vitalidad, contribuye el buen funcionamiento renal, mejora la sexualidad y reconstituye el sistema óseo y capilar.
  4. Promueve la digestión gracias a que su sabor salado inicia el flujo de saliva y jugos estomacales.
  5. A nivel emocional, la sal marina es un factor que favorece una adecuada salud mental y una mejora de la capacidad de concentración.

El segundo punto de esta lista es la clave para la regulación de la hipertensión y para no exceder en el consumo diario recomendado. El sabor y el gusto más potentes de la sal marina con respecto a la sal común harán que precisemos de una menor cantidad de sal para otorgarle un sabor agradable a los alimentos. Eso se traduce en una menor presencia de sodio y, por tanto, más respetuoso con la salud de tu organismo.

Visita nuestra página web y descubre todos los beneficios de nuestra sal, un producto inmejorable por su fantástica relación calidad-precio en el mercado. Fetén la Sal nace en la Región de Murcia a partir de sal marina de alta calidad y rica en oligoelementos que obtenemos en las Salinas de Parque natural de San Pedro del Pinatar. Nuestra sal tiene un origen y un proceso de elaboración 100% natural ya que está libre de OGM’s (Organismos Genéticamente Modificados) y componentes sintéticos, aunque su principal beneficio con respecto a la sal convencional es su equilibrada selección de sales minerales con reducido contenido en sodio. Además, el destacado contenido de potasio en nuestra sal nos ayudará a que las paredes de las arterias se expandan y permitan un flujo de sangre más libre para que la presión arterial disminuya.