Nos encanta informar a nuestros usuarios de todas las noticias relacionadas con nuestro producto, la sal. Si en el anterior artículo te contábamos la relación entre la sal marina y la hipertensión, hoy te vamos a hablar sobre la dosis de sal diaria recomendada.

La salud es una de las principales, si no la que más, prioridades de las personas. Para mantener a raya nuestra salud es fundamental llevar a cabo una óptima alimentación. Por eso es tan importante conocer la dosis diaria adecuada de sal, un ingrediente básico en las dietas y en las despensas de los hogares de todo el mundo.

Muchas personas se preguntan cuánta sal debemos consumir al día para gozar de una buena salud. Todos sabemos que la sal es un mineral necesario para el correcto funcionamiento de nuestro organismo pero no todos conocen cuál es la ingesta máxima que recomiendan los expertos en nutrición y salud. En el post de hoy esas dudas van a quedar disipadas ya que vamos a revelar cuánta sal deberíamos consumir cada día.

Diferencias entre la sal y el sodio

Antes de pasar a detallas la dosis diaria recomendada de sal es importante diferenciar entre este aditivo y el sodio. Los términos sal y sodio no son sinónimos, a pesar de que muchas personas las usan como si de tal relación semántica se tratase. La sal de mesa se conoce químicamente como cloruro de sodio ya que está compuesta por una mezcla de un 40% de cloro y un 60% restante de sodio. Por su parte, el citado sodio es un elemento químico presente, en mayor medida, en la sal que los hogares de todo el mundo usan a diario como aditivo para acompañar sus platos.

Conocer por otra parte los principales beneficios del sodio es indispensable para ser conscientes de la importancia de ese electrolito. Si se consume de una forma moderada, el sodio es un gran aliado para nuestro organismo y en Fetén la Sal de Murcia te lo vamos a demostrar a continuación con un listado de beneficios que este electrolito puede aportarnos:

  1. Contribuye al mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales.
  2. Ayuda a un óptimo funcionamiento de los músculos y que éstos respondan adecuadamente a los impulsos nerviosos.
  3. Resulta indispensable para una correcta formación de los huesos.
  4. Es esencial para ayudar a enviar impulsos nerviosos a través de los nervios.
  5. Tiene un papel importante en la regulación de la presión arterial.
  6. Participa en el equilibrio osmótico, la concentración de sustancias dentro fuera de las células.
  7. Contribuye al proceso digestivo
  8. Ayuda en la absorción y transporte de los nutrientes.

Entonces, ¿cuánta sal debemos consumir?

Una vez explicada la diferencia entre la sal y el sodio, vamos a pasar a explicar cuál es la dosis de sal diaria recomendada por expertos en nutrición y salud. Teniendo en cuenta que por cada gramo de sal estamos consumiendo aproximadamente 0,4 gramos de sodio, la ingesta máxima de sal al día serían 5 gramos, lo que equivale a una cucharadita de café.

Así lo indica asimismo la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda una dosis de sal diaria que no exceda de los 5 gramos para un adulto. Esta ingesta debe ir reduciéndose a medida que disminuye la edad, por lo que los niños deben ingerir menor cantidad que sus mayores. Es preciso aclarar que estas dosis recomendadas están indicadas para personas sin patologías. En ese caso, se debería acudir a un especialista que determinase cuál es la ingesta máxima en función a la sintomatología presentada.

Un ejemplo claro de esta última hipótesis sería una persona con hipertensión, que debería reducir su consumo de sal de manera considerable en comparación con una persona sana. Este cambio en la dosis se debe a que una persona hipertensa puede sufre variaciones en la presión arterial con la presencia de sodio en su organismo.

Otro aspecto muy a tener en cuenta en lo que al consumo de sodio se refiere es la proveniencia del mismo. Al contrario de lo que muchos puedan pensar, el sodio está presente en otros alimentos que no son precisamente sal, pues podemos encontrar el citado electrolito en productos envasados o enlatados y en procesados pertenecientes a la comida rápida. Alimentos como la pizza, las sopas enlatadas o panes podrían alterar sobremanera el equilibrio de sodio de nuestro organismo.

Por todos estos motivos, se hace especialmente relevante el hecho de que, en la medida de lo posible, seamos nosotros mismos los que nos cocinemos nuestros platos para ser conscientes de la cantidad de sal y sodio que contienen los alimentos que ingerimos cada día. En Fetén la Sal de Murcia te recomendamos que elijas una sal marina como la nuestra ya que, al no sufrir ningún proceso de refinamiento, tiene un sabor más pronunciado y, por ende, necesitaremos añadir una menor cantidad de sal para condimentar nuestros platos. Fetén la Sal nace en la Región de Murcia a partir de sal marina de alta calidad que obtenemos en las Salinas del Parque Natural de San Pedro del Pinatar. Nuestra sal tiene un origen y un proceso de elaboración 100% natural, está libre de OGM’s (Organismos Genéticamente Modificados) y componentes sintéticos. Sin duda, un producto inmejorable por su fantástica relación calidad precio en el mercado y por su bajo contenido en sodio.